Páginas

09 febrero 2010

De deseos y sueños.

Qué refugio el de la onírica...
No sé por qué sueño tanto, tampoco he sabido nunca por qué me despierto con mis propias carcajadas, o con lágrimas, o peleando y discutiendo vaya a saberse con qué enemigo oculto. Lo cierto es que la pasión me persigue, los sueños me persiguen aunque nunca se me cumplan.
Expresión de deseos, dicen muchos. El inconsciente que asoma, otros.
Yo hipotetizo que mis sueños son la vida que no llevo. Las cosas que no digo a quien tengo que decirlas, pero las pienso. La gente que no está conmigo pero me encuentro durmiendo. Los amores perdidos que no se olvidan. Los desamores hirientes que claman justicia.
Arrastro cansancio y pierdo horas en vigilia, horas para dormir, horas para encontrarme con la otra que soy y que habita en mis sábanas. La que vuelve a cualquier edad por capricho de la mente. La que corre desesperada porque una ola gigante la persigue. La que conduce sin velocímetro ni intermitentes ni tráfico y de noche. La que regresa a casa con una ridícula pamela roja y sorprende a su madre mientras vuela al ras de los canteros. La que habla con alguien que es ese alguien con la cara de otro. La que vive en España dentro de la casa de Argentina o viceversa.
No soy buena compañera de descanso. Doy patadas, manotazos y despierto a quien ose estar cerca con mis conversaciones perfectamente entendibles. Eso también es un peligro, sobre todo por los celos...
Dicen que se puede saber mucho de alguien por sus sueños. Yo prefiero que me conozcan bien despierta.
Imágen: Sara Sanchez. "Sueño feliz. Mujer Arbol III"

5 comentarios :

El Maquinista dijo...

Bien despierta ya eres un bonito sueño, tengo que pellizcarme contínuamente para comprobar si es verdad o duermo, pero me gustaría que me acompañaras cuando duermes, y soñar contigo tus aventuras, tus discusiones, viajar a Argentina de tu mano...
No me importan manotazos ni patadas...de hecho, anoche las eché de menos.

Lunska Nicori dijo...

He leído por encima..., me ha gustado tu recorrido por el sueño y por la vigilia ¿cómo no?
Vuelvo cuando vea algoooooo, que ahora estoy fuera de honda.
Un besico.

Lunska Nicori dijo...

Guauuuuu!, Ahora sí que lo he leído bien. Me ha encantado este paseo por tus pensamientos, tus hipótesis, tu manera de ver y sentir, también los sueños...
...Sí es un peligro que se te entienda si sueñas en voz alta, ya lo creoooo. Rara vez lo hago: quizá yo no sueño, o sé que la discrección de mis sueños debe salvarme.

Me ha encantado.
Besossss

Antonio Misas dijo...

Si ya lo decía Calderón con el soliloquio de seguismundo:
"Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son"

Saludos

Miguel Vivas dijo...

Muy bueno el blog amiga, sí señor... Reposaré a menudo por aquí... Besos y mordiscos