Páginas

07 agosto 2012

Nostalgia

A veces la nostalgia me asesta, como hoy, su cuchillo traicionero.
Y una carta redactada en el revés de un formulario de farmacia me devuelve a los veinte, detrás del mostrador.
Y en torrente desemboco en la casa de mi madre, que me despierta con mate, el nido caliente y un "abrigáte", al salir.
Pero vuelvo a este lugar, este que es ahora mi hábitat, donde estoy a salvo y a menudo hay magia.
Y sin embargo el miedo, miedo a que el cuchillo traicionero me ahogue,
sin poder nunca volver.



13 comentarios :

Anónimo dijo...

Nostalgia (del griego Nostos = regreso, y el sufijo -algia = dolor). O sea, dolor por no poder regresar, o no creer poder hacerlo). Entonces no es exactamente "extrañar" ¿No?

A mi me pasa lo mismo que a usted...

Creo que si en nuestro propósito está regresar, nada podrá impedirlo. Lo importante es estar preparado para ese nuevo cambio.

Sin embargo mi vida me ha mostrado que por añorar situaciones distantes en el tiempo y el espacio, en vez de VIVIR el momento y el lugar actual, cuando ocurre un nuevo cambio, comenzamos a añorar lo que antes considerábamos un pozo, o una jaula, o lo que te haga sentir la situación actual.

Me recuerdo que el blog es tuyo, Clo, así que dejo puntos suspensivos..........

Pablo

PD: "Todo tiempo pasado fue... anterior" (Les Luthiers)

Claudia Souza dijo...

Como decía Chavela Vargas "Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida. Entonces parece como están ya ausentes las cosas queridas..." Eso también se teme, que uno añore eso que tuvo, que vaya en su busca pero ya no exista. Y luego usted me dice, y consiento, que por mirar hacia atrás y elucubrar un futuro volviendo al ayer nos perdemos el presente, a lo que yo remato pensando "no vaya a ser que luego pase como cuando buscas las gafas y resulta que las llevas puestas:
-Ahhh, yo era tan feliz y entonces no lo sabía"
Es posible y lógico, todo. Pero déjeme a solas con esta nostalgia, SÓLO de cuando en vez.
Gracias por el regalo de tus palabras.

saltar del tren dijo...

Una dulzura llena de colores sepia y de nostalgia. Me quedé pensando en tantas cosas...

Un beso enorme

Claudia Souza dijo...

Beso para tí, Saltar: gracias porque sigues apeandote en esta estación.
Abrazo.

saltar del tren dijo...

De pasada, solo para saludarte...

Humberto Dib dijo...

Concuerdo con que esta historia deja pensando en varias cosas, eso no lo logra cualquier escrito.
Un abrazo.
HD

Salvador Quijada dijo...

Hola, Claudia...!
La nostalgia es algo que no comprendo.
No existe en mi pasado vivencia alguna que merezca un minuto de nostalgia, ni hazaña de desee repetir.
Curiosa entrada...!
Chao...!

Claudia Souza dijo...

Bueno, Salvador: la nostalgia no es cosa lógica. Generalmente se tiene de la gente que está lejos, de los sitios que te recuerdan lo feliz que fuiste allí...
Gracias por tu visita. Besos.

Claudia Souza dijo...

Gracias por tu visita, Humberto!!! Me alegra que te pases por mi barrio y me dejes una sonrisa!
Abrazo.

.Fémina. dijo...

Tu blog me hizo emocionar. No sé qué tiene, algo que ya conozco pero no soy consciente, algo que ya viví y no recuerdo. Estoy confundida. Y me gusta.

Claudia Souza dijo...

Y a mí me encanta que te guste, Fémina. Bonitos labios.

quimeras dijo...

Esa eterna traicionera... y sin embargo... particula insistente de nuestro ser.

Claudia Souza dijo...

Pues si, Quimeras, demasiado insistente a veces. Gracias por quedarte.